.

viernes, 17 de marzo de 2017

Pensaron que estaban ocultos, hasta que Anonymous derribó más de 10 mil sitios de pornografía infantil


Según algunos cálculos, la web que todos conocemos representa sólo el 15% de todo lo que existe en internet. El restante 85% es aquel al que se le conoce como Deep Web, o Web Profunda y es privada, secreta y mayormente prohibida. Estas páginas no están indexadas en los motores de búsqueda como Google, Bing o Yahoo.

Dentro de este mundo de la Deep Web existe otro denominado Dark Web, en el que se puede encontrar lo peor de la humanidad: páginas de mercado negro, tráfico de personas, órganos y pornografía infantil.


Fue aquí que uno de los hackers de Anonymus, la red de activistas informáticos, decidió atacar uno de los servidores más grandes que albergaba cerca de una quinta parte del contenido de la Web Oscura.


El hacker dijo, en una entrevista a Vice, que entró al servidor Freedom Hosting II, el más grande de la Dark Web, a través de una red anónima que hace imposible que pueda ser rastreado de forma alguna. De esta manera, más de 10 000 sitios fueron eliminados y expuestos y, cualquiera que trate de acceder a ellos sólo encontrará el siguiente mensaje de Anonymus:


"“Hola, Freedom Hosting II, has sido hackeado.


Estamos decepcionados… Éste es un extracto de su página principal: ‘Tenemos una política de tolerancia cero a la pornografía infantil’. Sin embargo, lo que hemos encontrado mientras explorábamos tu servidor ha sido más de un 50% de porno con niños.

Además albergan muchos sitios de estafa, algunos incluso son evidentemente controlados por ustedes para cubrir los gastos del servidor.

Todos sus archivos han sido copiados y su base de datos ha sido borrada (74 gb de archivos y 2.3 gb de base de datos)

Estamos vendiendo toda su información por 0.1 bitcoins (excepto la pornografía infantil). Al 31 de Enero estaban albergando 10.613 sitios. Las contraseñas privadas se han incluido en la basura.

Somos Anonymous. No perdonamos. No olvidamos. Debieron habernos esperado”
Según las propias palabras del Hacker, su intención primera no era atacar el servidor, sino sólo explorarlo pero, al encontrar la pornografía infantil, supo que no podía seguir funcionando. Cuando está en nuestras posibilidades hacer el bien, hacerlo se convierte en una obligación moral. Bien por Anonymus!

Este es, sin duda, un fuerte golpe contra la pornografía infantil y el mercado negro. Uno que todos deberíamos agradecer aunque no parezca afectarnos directamente. La trata de personas y la pornografía infantil son un negocio lucrativo que destruye la vida de millones de personas alrededor del mundo. Comparte este artículo y hagamos conciencia de esta terrible realidad. No olvides apoyarnos con un Me Gusta y dejarnos tus comentarios.

Fuente:
mensxp
vix
 
 
Blogger Templates